domingo, 23 de febrero de 2020

Cine Odeón (1916-1969)





En 1916 el promotor Ángel Núñez García solicitó licencia para construir un pabellón destinado a espacios públicos en el solar situado en el ángulo de las calles Urzáiz, Magallanes y Gil.


El proyecto lo firma el arquitecto Álvarez Reyero, pero viendo la similitud formal con el Cine Royalty, se deduce que la autoría recae en el arquitecto francés Michel Pacewicz.

Prueba de ello es la afirmación de la prensa local al publicar que el arquitecto francés dirigió las obras del teatro en su recta final. Lamentablemente se perdió el proyecto con los planos, aunque sí se conserva la carpetilla exterior que los guardaba y la memoria firmada sin fecha. En esta memoria se nota que está escrita a mano por Pacewicz, ya que aparecen algunas construcciones afrancesadas que lo delatan.


El cine Odeón era de planta rectangular de 40 m por 18 m y con dimensiones interiores de la sala de 35,50 m de longitud por 15 m de ancho y 8,50 de altura media. Los muros eran de piedra de granito de 28 cm de espesor, y la cubierta era de fibrocemento.

La fachada principal del edificio era la de la calle Urzáiz, que era la de mayor carga decorativa. En ella se situaban las taquillas y accesos.

Se trataba de una fachada ecléctica con arcos semicirculares y lobulados y orejas barrocas. Cabe destacar que en esta fachada se dispuso una vistosa trama central de azulejo coloreado.

A pesar de que el edificio lindaba en su lateral derecho por Urzáiz con otro inmueble, su conformación era prácticamente exenta, ya que tenía un cuerpo además del principal que separaba ambos edificios unos tres metros y por donde se entraba al recinto.

El interior del edificio albergaba una sala con capacidad total de 794 asientos distribuidos en 503 de preferencia y 291 de entrada general. La pintura de la sala era y contaba con todo tipo de servicios. El decorado del telón era obra del pintor valenciano Amorós, con las figuras alegóricas de la Música, la Poesía, el Amor y la Declamación.


El escenario y la pantalla se encontraban próximos a Urzáiz y la cantina en el extremo opuesto, con las salidas de emergencias del patio de butacas hacia la calle Magallanes.

El cine abrió sus puertas a mediados de 1917, con una sesión teatral de la compañía de Ernesto Vilches representado la obra "El amigo Teddy".


Tras la sesión inaugural, el Odeón se estableció como local polivalente ofreciendo funciones teatrales, espectáculos de variedades y películas.


En 1924 Jacobo Esténs firmó un proyecto de reforma y ampliación de palcos en el que se incluye un plano de planta del edificio, gracias al cual se puede apreciar cómo estaba distribuido el edificio. En 1945, el arquitecto Arturo Fraga Framil también ayudó a realizó un levantamiento de la fachada.


En 1965 el cine Odeón deja de emitir películas y el edificio se encuentra sin actividad y vallado.

En 1969 se tramita el permiso de demolición de la sala, instada por la S.A. Construcciones Inmobiliarias SACI, con sede social en Gran Vía, 4, Bilbao. La solititud se justificaba por la necesidad de construir un alto y gris edificio para la instalación de un Banco y viviendas.

Así, lo que ahora es el BBVA, tiene el dudoso honor de ser el responsable de privar a los vigueses de dos de sus edificios más emblemáticos ejecutando la demolición del edificio Rubira y el cine Odeón en apenas tres años de diferencia. Tras la pérdida del Odeón, poco a poco se fueron perdiendo también otras salas ilustres de la ciudad, desapareciendo un patrimonio cinematográfico de indudable valor histórico.



0 comentarios:

Publicar un comentario