domingo, 23 de febrero de 2020

Edificio de la agencia Escalera y grupo de edificios del Bar Derby






El edificio de la agencia Escalera se construyó a principios del siglo XX   en el solar situado en la entrada de la calle Príncipe que formaba esquina con las calles Urzáiz y Ronda de Bosco. La antiguamente conocida como plaza de la República y después de la Guerra Civil, plaza de José Antonio.


El promotor del edificio fue el exitoso empresario Isidoro Martínez de la Escalera. En 1904 obtuvo por parte del Ayuntamiento la línea y la rasante pero rechazó la alineación. Por fin, 5 años más tarde en 1909 consiguió la licencia y se prodeció a la construcción del inmueble.


Isidoro Martínez de la Escalera nació en Vigo en el año 1865. En 1896 contrajo matrimonio en Santiago de Compostela con Carlota García de la Riva. Seguramente el apellido de la Riva os suene de algo. Pues sí, esta mujer tenía lazos familiares con Lucas de la Riva, el promotor que llevó a cabo la construcción del desaparecido edificio Rubira. De hecho, Rafael García de la Riva, siendo en ocasiones el encargado del alquiler de los pisos del edificio Rubira, fue cuñado de Isidoro Martínez de la Escalera.


De la Escalera tuvo mucho éxito en los negocios y fue propietario de numerosas fincas urbanas. Fue consignatario, concejal del Ayuntamiento de Vigo, secretario de la Cámara de Comercio de Vigo, presidente del Círculo Mercantil e incluso representante consular de Colombia en Vigo.


Falleció en octubre de 1941 a los 76 años de edad.


El edificio, de tres plantas y realizado en piedra, consta de dos fachadas de composición diferente. La fachada de la Ronda de Don Bosco es simétrica y presenta seis vanos. La fachada a la calle Urzáiz tiene cinco vanos.

En la esquina que forman las dos fachadas presenta un chaflán redondeado que está coronado por una cúpula con un globo terráqueo encima y cuya cornisa tiene elementos decorativos para romper la monotonía de las dos fachadas.


Tiene una decoración moderada en la que destacan los balconcillos del chaflán y la fachada a la calle Urzáiz, las pilastras almohadilladas que separan el chaflán de las dos fachadas, los motivos decorativos de la cornisa y la citada cúpula con el globo terráqueo iluminado encima. Junto al edificio había una serie de edificaciones (construcciones de dos y tres plantas y también de piedra) que formaban, en palabras de Jaime Garrido, un conjunto de cierta calidad arquitectónica. Este conjunto era muy conocido gracias al popular esablecimiento que ocupaba dos de sus locales. El bar Derby.


En 1921, el empresario hostelero y emigrante Albino Mallo abrió el famoso Café Derby, ocupando uno de los bajos del edificio de la agencia Escalera.


El bar se hizo famoso en nuestra ciudad por lo selecta de su clientela. En su local se dio cita lo más granado de la intelectualidad viguesa de la época. Desde los escritores Carlos Maside y Valentín Paz Andrade, pasando por los pintores Carlos Sobrino, Urbano Lugrís y Manuel Torres, los intelectuales como Celso Emilio Ferreiro, la poeta Carmo Kruckdenberg, hasta llegar al arquitecto Francisco Castro Represas.

Todos gustaban de las tertulias que allí tenían lugar y de la buena música que se ofrecía en directo.

Estuvo abierto hasta 1969, año en el que cerraría definitivamente sus puestas debido al derribo del edificio de la agencia escalera y el grupo de edificios colindantes. En su lugar se construyó en 1974 un edificio de diez plantas para oficinas y viviendas de granito rojo y aluminio de color bronce. El autor del eficio fue Desiderio Pernas.


Con la construcción de un solo edificio se pasó de una zona con una armonía y belleza compositiva de un conjunto donde todos los edificios eran de piedra y cuya cota de cornisa no superaba las cuatro plantas, a una zona deteriorada y agresiva que imprime un aire caótico al observador.


El granito rojo y el aluminio color bronce parece que no casan muy bien con el granito blanco procedente de las canteras viguesas. Por no mencionar el radical cambio de alturas.

0 comentarios:

Publicar un comentario